Lugares y Lugareños: Una majariega expone en el restaurante A mi Manera

Cristina Gómez Villacampa, Gin

Cristina Gómez Villacampa, Gin

El pasado sábado 6 de mayo, se inauguró en el Restaurante A mi Manera una exposición de una artista de Majadahonda.

Los que aún no la hayan visto, aún están a tiempo de pasar por el restaurante, en la calle Real Baja y tomar una cerveza contemplando los lienzos y las camisetas que ha reunido Cristina Gómez Villacampa, que firma sus obras como GIN, bajo el título Lugares y Lugareños

Nosotros hemos querido conocer a la autora de las obras, majariega de adopción desde los 8 años, cuando se instaló en nuestra ciudad con su familia; y artista vocacional desde que en primaria, alucinaba con las láminas de Monet del salón de su casa, o se sentía feliz cuando su padre le regalaba unos carboncillos.

Cristina creció pintando y aprendió a expresar sus sentimientos y sus ideas a través de la pintura. Luego, ya en la facultad de Bellas Artes descubrió la escultura, que le encanta, aunque confiesa que le falta espacio para poder dedicarse a ella. 

Amor Oculto

Amor Oculto

A sus 28 años trabaja como secretaria en una autoescuela, y consagra su tiempo libre a su pasión. Sabe que vivir de esto es complicadísimo, pero tiene la suerte de recibir encargos de sus amigos y de vez en cuando, cuando tiene tiempo, expresa sus inquietudes sobre los lienzos, o arranca el arte escondido en un trozo de madera con una radial y una gubia.

Libertad

Libertad

La obra de GIN no te dejará indiferente. Sus obras son el medio a través del cual expresa sus inquietudes: El feminismo, la feminidad, los derechos y libertades, la naturaleza, los animales. Cristina, Gin, es artista activista. Pone sus obras al servicio de las causas que defiende: la libertad sexual, la defensa de los animales, la crisis de los refugiados o la situación del Sáhara.

Llegar al público a través de su arte y que eso sirva para despertar conciencias sobre un problema que le preocupa, es su sueño. Aunque en su experiencia, se ha encontrado también con todo lo contrario, con los prejuicios y la censura, y en el lugar más inesperado: la propia universidad.

La exposición que ahora vemos en AmiManera se titula Lugares y Lugareños. Está dedicada a la memoria de su padre, y reúne obras sobre los lugares y personas que forman parte de sus recuerdos y sus experiencias

Ahora tiene un proyecto colectivo, varios encargos, y un cuento de ilustraciones de colonias callejeras de gatos, algo que en Majadahonda es un problema que lleva años sin una solución definitiva. Lo más reciente es el tema de las camisetas, de las que hay varias expuestas en las paredes de A mi Manera. Pintó una para ella y rápidamente, sus amigos empezaron a hacerle encargos.

Cuando le preguntamos si se ve algún día exponiendo en la Casa de la Cultura de Majadahonda, sonríe y hace un gesto con la mano que expresa, inequívocamente, que para eso aún falta algún tiempo. 

Acaba el café con hielo y se despide de nosotros. En unos minutos tiene que sentarse detrás de su mesa en la autoescuela. Por el camino, Gin cambia el chip para convertirse en Cristina Gómez Villacampa, pero sólo durante el horario laboral. Al salir de la oficina, volverá la artista.